Una industria con unas emisiones de óxidos de azufre que hay que limpiar

La lana de roca, o lana mineral, es un material aislante para los edificios que se obtiene mediante la fusión, la extrusión y el centrifugado de la roca volcánica molida. Es uno de los materiales aislantes con mayor rendimiento del mercado y, como tal, contribuye considerablemente al ahorro de energía y la reducción de los costes de calefacción.

Aditivos que añaden azufre

El proceso de fabricación de la lana de roca utiliza aditivos que contienen azufre, lo que produce emisiones de óxidos de azufre (SOx). Todas las plantas de fabricación están equipadas con un filtro situado antes de un oxidante que quema el sulfuro de hidrógeno (H2S) producido por el proceso de fusión y lo transforma en SOx. A su vez, estas emisiones de óxido de azufre deben reducirse para cumplir la legislación.

Una legislación sujeta a cambios en la UE

En la Unión Europea, la legislación relativa a la industria de la lana de roca está incluida en el documento de Referencia sobre las mejores técnicas disponibles para el vidrio, cuya revisión está prevista para 2020 o 2021.

Lo que nuestra solución puede hacer por la industria de la lana de roca

La solución SOLVAir® consiste en inyectar bicarbonato de sodio como sorbente seco en los gases efluentes de la instalación, antes de un filtro de mangas. Gracias a esto, los operadores pueden conseguir una reducción importante de las emisiones de gases ácidos, sin tener que realizar grandes inversiones y manteniendo unos costes operativos bajos.

Una solución adaptable y versátil para el tratamiento de los gases efluentes

Ofrecemos la única solución del mercado que permite que las instalaciones industriales cumplan los límites de emisiones incluso cuando el reactivo se inyecta antes de la completa formación de los contaminantes en los gases de escape. Gracias a esto, nuestro sistema de tratamiento de gases efluentes ofrece una adaptabilidad y polivalencia sin igual, por ejemplo, en caso de que se cambie el combustible o varíe el contenido de la materia prima.

 

Los principales beneficios para nuestros clientes

El tratamiento del SOx en una doble fase de filtrado con una solución de bicarbonato sódico permite cumplir los valores límites de emisiones (VLE) más estrictos y minimizar al mismo tiempo la producción de residuos.

Simplificación de la logística y el funcionamiento

Nuestra solución no genera ningún efluente que tenga que ser tratado y su manipulación y almacenamiento son más sencillos gracias al hecho de que no se trata de un material peligroso. Todo esto reduce los costes logísticos y operativos.