¿En qué consiste el proceso de producción de coque?

La coquización se refiere al proceso de calentar carbón en ausencia de aire (oxígeno) a una temperatura superior a los 600 °C para eliminar los componentes volátiles del carbón mineral y producir un material duro, sólido y poroso, con un elevado contenido en carbono, llamado «coque». El coque se compone casi totalmente de hidrocarburos. El coque se utiliza principalmente para producir hierro colado (hierro y acero) en los altos hornos. Este sigue siendo su principal uso en la actualidad

 

La industria de la coquización es un sector muy contaminante

El proceso de coquización ha sido históricamente un proceso muy contaminante, especialmente debido a los óxidos de azufre y de nitrógeno emitidos por los hornos de coque. En Europa y los Estados Unidos, solo quedan en funcionamiento unas pocas plantas de producción de coque y las emisiones, los subproductos y los residuos de estas plantas están estrictamente controlados. Sin embargo, en algunos países en vías de desarrollo, la coquización sigue siendo una importante fuente de emisión de contaminantes.

China satisface más del 80% de la demanda mundial de coque

Por ello, China ha impuesto recientemente a esta industria una de las normativas más estrictas de todo el mundo. Y como anteriormente no existía un sistema de tratamiento de humos y la industria del coque no puede permitirse un largo periodo de cierre para modernizar los sistemas de contención de la contaminación, ha habido que encontrar una solución distinta.

Emisión de gases diversos

Las principales emisiones de contaminantes generadas por la coquización son el SO2, el NOx y el polvo, además de pequeñas cantidades de HCl en algunos casos.

 

¿Qué puede hacer el sistema de lavado de gases en seco SOLVAir® por las coquerías?

La eficiencia de SOLVAir® está más que demostrada

SOLVAir® proporciona una gran eficiencia en la eliminación de contaminantes. A continuación encontrará los resultados logrados: 

  • Concentración de emisiones de SO2 <30 mg/Nm3

  • Concentración de emisiones de NOx  < 150 mg/Nm3

  • Concentración de emisiones de polvo < 15 mg/Nm3

Una puesta en marcha rápida para cumplir la normativa de manera inmediata

SOLVAir® puede instalarse en solo 4 meses, con un periodo mínimo de inactividad para proceder a la conexión final y funciona con una gama de temperaturas muy amplia, desde bastante bajas (<100 °C) hasta muy altas (>300 °C). La gran variación térmica con la que funciona la industria de la coquización no supone un problema para SOLVAir® e incluso complementa la fase final DeNOx, en la que se necesitan unas temperaturas de los gases efluentes superiores a los 180 °C para maximizar la eficiencia. Tampoco es necesario volver a recalentar los gases.

 

Beneficios principales para la industria de la coquización

Un proceso económicamente eficiente

La producción de coque es un proceso por lotes en el que los niveles de contaminantes varían enormemente. Con el proceso de inyección de sorbente seco (DSI) SOLVAir®, la cantidad de adsorbente se ajusta de forma rápida y automática en función de la cantidad de contaminantes que hay en los gases efluentes, lo que garantiza el cumplimiento normativo en todo el lote, así como la eficiencia económica.

Recuperación energética y ausencia de vertidos de agua

Cuando los gases efluentes del horno de coque se han limpiado, se envían de nuevo a la chimenea original de la coquería. Con un gas de combustión limpio, la recuperación energética es posible, lo que permite obtener un nuevo valor del flujo de residuos. Además, como el proceso es completamente seco, a diferencia de otras tecnologías, no se utiliza agua y, por lo tanto, no se generan aguas residuales.