Combustión de biomasa, una fuente energética en alza

La biomasa incluye una gran variedad de materiales

La biomasa es cualquier material orgánico procedente de las plantas y los animales. En función de la legislación local, puede incluir residuos de madera procedentes de la construcción y la demolición, pellets de madera, turba, residuos de papeleras y aserraderos, residuos agrícolas, purines, excrementos avícolas, etc.

La biomasa es un combustible alternativo muy prometedor

La biomasa es una fuente de energía renovable con una huella de carbono mucho menor que la de los combustibles fósiles. El aumento de la preocupación por el medio ambiente está haciendo que cada vez sea más necesario encontrar fuentes alternativas de generación de energía y la combustión de biomasa está en disposición de representar una parte muy importante de la combinación de energías renovables en todo el mundo. Esto es así sobre todo en los países que tienen previsto cerrar progresivamente las centrales térmicas de carbón, en los que la biomasa puede utilizarse fácilmente como combustible alternativo.

Las plantas de biomasa están sujetas a unas normativas muy restrictivas

Normativas sobre gases efluentes

El tratamiento de los gases efluentes es especialmente importante en el caso de las plantas que utilizan biomasa procedente de residuos, ya que están sujetas a las mismas normativas aplicables a las incineradoras que producen energía a partir de la quema de residuos.

Normativas sobre combustibles

Por lo que se refiere al combustible utilizado, los operadores de valorización energética de la biomasa se enfrentan a unas legislaciones que varían mucho localmente y que definen de un modo distinto lo que es la biomasa y cuáles son sus usos en función de los distintos territorios.

En la Unión Europea, la legislación distingue entre la «biomasa virgen» y la «biomasa residual». La primera se rige por las Conclusiones sobre Mejores Técnicas Disponibles para Grandes Instalaciones de Combustión (GIC), mientras que la segunda está sujeta a las normativas sobre Incineración de Residuos.

SOLVAir® y la biomasa - Cifras clave

  • Más de 2 MWh de energía potencialmente recuperada por planta con un caudal de 100.000 Nm3/h.
  • Un consumo adicional de sorbentes de solo un 5 %.

Lo que SOLVAir® puede hacer para limpiar las emisiones de las instalaciones de valorización energética de biomasa

Una solución muy efectiva para eliminar los contaminantes

shutterstock_94507864

Las soluciones de SOLVAir® ayudan eficazmente a que las plantas de combustión de biomasa reduzcan sus emisiones de contaminantes como el HCl, el SO2, el SO3 y el HF, lo que les permite cumplir las normas más restrictivas.

Una solución rentable para cumplir las normativas

Las plantas de valorización energética de biomasa que recurren al proceso de SOLVAir® cumplen fácilmente los límites de emisiones legales. Además, tan solo consumen un 5 % más de sorbentes, gracias a las pequeñas cantidades de adsorbente que utiliza nuestra solución.

 

¿Por qué elegir la solución de SOLVAir® y no otra?

Nuestra solución ofrece unos índices superiores de recuperación de energía

Gracias a su elevada eficiencia en la reducción del SOx, el proceso de SOLVAir® permite disminuir el punto de rocío de los gases efluentes, lo que aumenta considerablemente la tasa de recuperación energética de los operadores que producen energía a partir de la biomasa.

Además, facilita la obtención de certificados ecológicos

Con SOLVAir®, la recuperación de energía mejora significativamente en comparación con las soluciones que utilizan otros reactivos alcalinos. Un aspecto que tiene una importancia crucial, sobre todo en los países en los que la recuperación de energía se recompensa con un sistema de incentivos que consiste en otorgar «certificados ecológicos», lo que puede suponer el principal ingreso económico de los operadores que producen energía a partir de biomasa.